¿Cuántas veces, has escuchado la siguiente frase? “Debes ser más como Jesús”. Y la escuchas tantas veces, que lamentablemente te acostumbras simplemente a repetirla. 

Ser como Jesús es AMAR, es preocuparte genuinamente por los demás, disponer tiempo para escuchar a una persona en crisis, regalar un abrazo, decirle a alguien que lo amas, aceptar y ayudar con paciencia en vez de juzgar. 

¿Crees que no sabes amar? Aprende de Jesús, el mayor ejemplo de amor lo encuentras en Él. Siempre está a tu lado sin importar cuántas veces le falles. Si quieres ser más como Jesús, tú también deberías estar ahí para las personas aunque te hayan fallado. Suena muy retador, ¿cierto?

 Seguir a Jesús es ir más allá, es hacer de tu vida algo totalmente diferente a la comodidad que tú podrías elegir, es decidir cambiar y mejorar el mundo junto a Él. Checa los siguientes puntos que te enseñan a amar como Jesús: 

1. “El que ama… No se enoja por cualquier cosa. No se pasa la vida recordando lo malo que otros le han hecho”. Corintios 13:5Enojarse fácilmente solo demuestra la falta de amor y de paciencia; Jesús no te recuerda tus errores, al contrario, Él te perdona y te anima a seguir adelante, ¿estás dispuesto a perdonar y a dar ánimo o ayuda a quienes te han lastimado?

2.  “Ustedes han oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo”. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen”. Mateo 5:43-44Las palabras de Jesús siempre traerán incomodidad, porque es más fácil seguir haciendo lo que consideramos que está bien. El amor que nos enseña es desafiante y debe ser para todos. 

3. “Por eso, si llevas al altar del templo una ofrenda para Dios, y allí te acuerdas de que alguien está enojado contigo, deja la ofrenda delante del altar, ve de inmediato a reconciliarte con esa persona, y después de eso regresa a presentar tu ofrenda a Dios”. Mateo 23-24
¿Qué es más importante, asistir a la iglesia o estar en paz con las personas que te rodean? Asistir a la iglesia, orar y leer la biblia es fácil, sin embargo, lo que Jesús enseña es que tu relación con Él se debe reflejar en las relaciones con los demás día con día, ya sea con tu pareja, familia, vecinos, compañeros de la escuela o del trabajo. 

Hoy puedes tomar la decisión más importante de tu vida: seguir a Jesús; conocerlo para seguir su ejemplo, decidir amar como Él enseña y cambiar el mundo junto a Él.